El vino también es cosa de mujeres. En un mundo tradicionalmente masculino, las mujeres no paran de ganar protagonismo. El sector vinícola ha experimentado una metamorfosis en la última década que dejaría boquiabierto al mismísimo Kafka. Por eso, en Consabormediterraneo.com, marca de La Jamonería de la Quinta, que ya cuenta con tienda online en ibericodirecto.com, te contamos acerca del protagonismo que han ganado las mujeres en este terreno.

Hoy, ellas ganan peso como consumidoras y también como profesionales del vino. Se realizan catas de mujer a mujer con vinos hechos por mujeres y degustados por mujeres, visitas en las que se habilitan guarderías para maridos y bodegas que piensan primero en los gustos femeninos. Se dan premios a las mujeres que engrandecen esta cultura, se realizan concursos para elegir las mejores etiquetas bajo su criterio y un reciente estudio indica que a la mujer española le gusta el tinto muy por encima del blanco o el rosado. Asistimos a un cambio de mentalidad, a la silenciosa revolución femenina que empieza con una copa de vino.

«Esta época dorada de mujer y vino se debe al interés que se ha ido despertando paulatinamente en todo el mundo», explica Sonia Prince de Galimberti, presidenta de AMAVI (Asociación de Mujeres Amantes del Vino), una plataforma que apoya a profesionales de este sector con un mensaje inspirador hacia todas las mujeres del mundo para fomentar la cultura del vino, y que este año celebra su 20º aniversario. «La mujer actual es económicamente independiente y ha tomado las riendas de sus deseos», añade. Según la experta, estamos ante mujeres que quieren saber y saben, se forman y escuchan, piden con criterio en los restaurantes y se llevan para probar en sus casas, que disfrutan el vino. «La mujer amante del vino es una mujer independiente, soberana de sus decisiones y de intereses variados».

La mayor presencia femenina es algo que puede apreciarse en todos los procesos que rodean a la cultura del vino: viticultura, elaboración, dirección, distribución, venta, consumo. «En Rueda la mayoría de los enólogos son mujeres, y es que cada vez hay más enólogas en todo el mundo. Lo mismo pasa con los sumilleres. Hace 20 años en Madrid sólo había una, ahora no es extraño que sea una mujer la que te explique y te sirva el vino en un restaurante», comenta la sumiller Rut Cotroneo. «El mundo del vino ha salido a la luz y eso ha aumentado el interés por todas sus facetas. Las nuevas generaciones de hijas de bodegueros están pegando fuerte porque cogen las riendas del negocio sin miedo, tanto en la elaboración como en la dirección. El mundo del vino ya no entiende de estereotipos ni de sexos».

Una posible razón de este cambio de roles tan significativo puede estar en la sensibilidad femenina, que encuentra su quintaesencia en el mundo del vino. «El vino pone a prueba tus sentidos. Una copa en la mano te obliga a agudizar la vista, afinar el olfato y relacionar los aromas con los colores. Consumir de forma moderada un buen vino armoniza, embellece y crea momentos especiales», opina Prince de Galimberti. «El vino tiene infinidad de detalles y matices y además es una bebida muy glamurosa. Pero sobre todo el vino es pasión, y eso lo entienden igual mujeres y hombres», añade Cotroneo.

MITOS FALSOS

Los resultados del estudio que AMAVI realiza anualmente para determinar los hábitos de consumo de las mujeres revelan unas cuantas sorpresas que acaban con algunas de las creencias populares, como la idea de que las mujeres se decantan por un vino dulzón con toques efervescentes. «Los últimos sondeos indican que las mujeres prefieren mayoritariamente el vino tinto (46%), frente a un 28% que opta por el blanco, lo cual es muy representativo de lo que está pasando», detalla la presidenta de AMAVI. Y no sólo eso. Según el informe, el 78% se encargan de su compra y un 59% lo consume una o dos veces por semana. Si hablamos de denominaciones de origen la preferida es Ribera del Duero, seguida de Rioja y Rueda.

Con estos datos tampoco parece ser cierto que existan vinos para mujeres. «Es verdad que hay vinos más suaves o más dulces que al público al que se enfocan es el femenino, pero en realidad son sobre todo para personas que se inician en el mundo del vino o que prefieren sabores más afrutados y sencillos. Mujeres y hombres, Todo esto está cambiando».

«Puede que haya vinos más femeninos por la etiqueta o el packaging, pero según las últimas encuestas las mujeres son más consumidoras de tintos con cuerpo y estructura», argumenta la sumiller. No obstante, para acertar en una mesa de mujeres la experta sugiere un espumoso, un blanco original elaborado con una uva poco conocida o un tinto elegante, redondo y equilibrado, como imprescindibles. O mejor los tres, que ellas saben mucho.

Fuente: http://www.elmundo.es/papel/gastro/2016/08/31/57c6b56046163f44178b4596.html

El vino también es cosa de mujeres

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies