La Zarina prepara las las tartas preferidas por famosas como Sara Carbonero, Paula Echevarría y otras celebrities. Por eso, en Consabormediterraneo.com, marca de La Jamonería de la Quinta, con tienda online en ibericodirecto.com, te contamos acerca de La Zarina, todo un fenómeno en la repostería de tendencias.

No hay evento que se precie sin una tarta de LA ZARINA. De «celebrities» a altos ejecutivos, todos confían en la repostera María Parejo para sus celebraciones. La de zanahoria es su «top» de ventas.

La pasión por el dulce le viene de familia. «En las comidas mi abuelo toma un plato y dos postres. La devoción por los sabores con azúcar me ha llevado a ser repostera». Así de claro lo ve María Parejo (Madrid, 3 de abril de 1983), que durante los últimos cinco años ha seducido a los paladares más golosos. Entre ellos, muchos rostros conocidos que han acudido a Zarina Dulces y Salados, como se llama su empresa, para endulzar sus momentos especiales. La modelo Eugenia Silva fue la primera famosa en encargar una tarta a Parejo. «Fue de zanahoria, uno de mis best seller». Los dulces que sirvió Sara Carbonero en el baby shower de su segundo hijo (entre ellos, un bundt de vainilla) y la tarta para la celebración del 40 cumpleaños de Paula Echevarría, un sponge cake de varios pisos con frutos rojos, figuran entre sus creaciones con eco mediático. «Aunque para mí no es lo más importante, participar en los eventos que los famosos hacen públicos y salir en sus redes sociales repercute en el aumento de pedidos que tengo. No puedo negar que me ha sido de ayuda», reconoce. También nombres del mundo empresarial y político confían en ella. Así, la consejera delegada de Bankinter María Dolores Dancausa y su hermana Concepción, delegada del Gobierno en Madrid, o grandes empresas como eBay, Tanqueray, Tesla, La Prairie, La Mutua o Tous.

Emprendedora

Abogada de formación, licenciada por la Universidad Complutense de Madrid, compaginaba su trabajo en una fundación con la creación de tartas para sus amigos y conocidos. «Poco a poco las peticiones se fueron ampliando», cuenta. Los dulces de Zarina han engrosado la carta de postres de establecimientos de la capital como Do Eat y los restaurantes del grupo Whitby. «Con una mínima inversión de 1.000 euros decidí montar mi propia empresa de repostería; empecé alquilando un txoko por horas para poder cocinar», explica desde el obrador en el que trabaja, un local de 180 m2 en la localidad madrileña de Ajalvir, donde hornea sus dulces sin aditivos ni artificios bajo el sello de Zarina, en alusión al cariñoso apelativo con el que su padre se refiere a ella, la pequeña de cuatro hermanos. En ese espacio industrial, la repostera mezcla harina, azúcar, huevos y frutas para dar forma a las tartas que han conquistado a los golosos. ¿Su secreto? «Todo lo preparamos nosotros, con ingredientes naturales, de calidad y sin aditivos. Es un trabajo casero. Además, al trabajar por encargo, no congelamos nada, y eso se nota en el resultado final». En el obrador trabajan dos personas, aunque refuerzan plantilla en eventos y en épocas de más trabajo. De allí salen unas 40 tartas semanales, pero en temporada alta muchas más. Como en Navidad: sólo para el día 24 prepararon 80.

De izquierda a derecha y de arriba abajo. Tarta de Zanahoria. Bizcocho con nueces, cubierto de crema de queso. 32 euros / 16 raciones. Sponge Cake: Bizcocho espolvoreado de azúcar. 18 euros / 12 raciones. Pavlova: Nata y queso, coulis de fresas y frutos rojos. 38 euros / 8 raciones. Bundt de Vainilla: Nata y queso, coulis de fresas y frutos rojos. 38 euros / 8 raciones.

En la tele

De formación autodidacta, «aunque he hecho muchos cursos», María se reconoce fan de la repostería inglesa. «La americana es demasiado dulce y la francesa está riquísima, pero me gusta más el estilo casero». Confiesa haber aprendido todo de su familia, «entusiasta de los sabores dulces», y su destreza en el oficio le ha llevado a impartir clases a los cocineros noveles de MasterChef.

Hoy su proyecto amplía miras. «También preparo caterings completos, comida salada y lo que se me vaya poniendo por delante. Eso sí, sin perder de vista lo que me impulsó a lanzarme a esta aventura: los sabores buenos de siempre, sin artificios». Cuida su oferta y por eso hasta este año no quiso ofrecer roscones en la temporada navideña. «Mi madre, que por suerte para mí es la persona más crítica con mi trabajo, me recomendó no comercializarlos hasta que no me quedaran deliciosos. Esta temporada han sido todo un éxito», relata la joven, cuyo medio de venta es su web. «Este canal me permite recibir encargos de todo el mundo. Me han escrito desde Nueva York para enviar un desayuno a España o una persona que desde San Francisco quería endulzar el cumpleaños de su abuelo».

Con sabores tradicionales, ofrece un catálogo de tartas que parte de los 24,80 euros que cuesta la de limón, seña de identidad de Zarina con su base de galletas, crema de limón y merengue tostado. «Es la primera que hice para amigos y conocidos siguiendo la receta de mi abuela. Ahora lo que se lleva son las personalizadas con formas de letras o números para fiestas y cumpleaños. Aunque nos movemos mucho por las modas, ya que antes se pedían sobre todo las tartas de zanahoria. Los dulces que tienen bizcocho no gustan a las personas mayores para cenas, pero sí en cambio para las meriendas. Y las de bizcocho con mucho chocolate son las preferidas para cerrar una cena de gente joven». Palabra de Zarina.

Fuente: http://www.expansion.com/fueradeserie/gastro/2018/02/20/5a85820ee5fdea78148b4677.html

La Zarina: las tartas preferidas por las famosas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies