En primavera tome fresa, atún, tomate, espárrago, cordero, aguacate y melón. En definitiva consuma alimentos de temporada porque es la mejor opción. Por eso, en Consabormediterraneo.com, marca de La Jamonería de la Quinta, que cuenta con tienda online en ibericodirecto.com, te contamos por qué consumir productos de temporada.

Por sabor, por salud y por ecología. Consumir alimentos de temporada es la mejor opción para el bolsillo, el paladar y el medio ambiente. Es verdad que ya se pueden encontrar melones, aguacates y fresas prácticamente durante todo el año pero, reconozcámoslo, nunca con la calidad de estos meses. «La cesta de la compra sale más barata ya que al haber mayor producción de género, aumenta la oferta y el precio disminuye. Son, además, productos más saludables porque los alimentos se encuentran en su momento óptimo de maduración y se pueden aprovechar mejor todos sus nutrientes», afirma Pablo A. López, dietista-nutricionista del Recreativo de Huelva y vicedecano de Codinan.

El experto anima también a tener en cuenta el origen de los productos. «Tanto en el caso de las frutas y verduras como en el del resto de alimentos es importante fijarse de dónde proceden. De esta manera sabemos si los métodos empleados en su producción, fabricación, elaboración o envasado son los adecuados. Por otra lado, resulta igualmente interesante comprobar si contiene un sello de calidad Denominación de Origen Protegida (DOP) o Indicación Geográfica Protegida (IGP)».

A la hora de escoger, el producto nacional siempre es el más indicado. «Al consumir género español podemos estar seguros que se cumple con la legislación en materia de seguridad y calidad alimentaria y además ayudamos a combatir el cambio climático puesto que las emisiones por CO2 provocadas en el transporte del alimento se ven reducidas», argumenta López. «No es sólo que el alimento sea de mayor calidad en España, es que en el transporte el producto pasa mucho tiempo viajando por lo que tiene que madurar fuera de la planta. Por ejemplo, en el caso del tomate -uno de los alimentos de temporada- no es lo mismo que se corte verde y madure en cámara para que aguante más tiempo en el traslado y que el consumidor lo pueda comprar maduro que el mismo tomate madurado en la planta y puesto en el mercado al día siguiente de recogerlo».

Hidratación

En estos meses se puede encontrar una amplísima variedad de frutas y verduras: albaricoque, cereza, fresa, kiwi, limón, mandarina, melocotón, acelga, apio, berenjena, brócoli, calabacín, col lombarda, escarola, espárrago verde, nabo, pepino, rábano, remolacha, repollo, tomate, zanahoria… La oferta para cumplir con la recomendación de cinco piezas vegetales al día es amplísima. «Todos estos alimentos tienen en común un alto contenido en agua, vitaminas A, B y C y antioxidantes como el betacaroteno que, además de saludables, protegen la piel de los rayos ultravioleta y ayudan a conseguir un buen bronceado», apunta el dietista-nutricionista.

En estas fechas en las que el sol comienza a calentar y se pierden líquidos fácilmente es más importante que nunca beber unos dos litros de agua al día así como consumir alimentos con mayor contenido hídrico. «El porcentaje de agua de las frutas y verduras de primavera suele oscilar entre el 87% y el 96% del alimento. El pepino (95%), la sandía (95%), la lechuga 93%) y el tomate (92%) son los vegetales con mayor proporción hídrica».

Los pesados guisos de cuchara propios del invierno quedan atrás para dar paso a las ensaladas y picadillos. López recomienda cocinar al vapor ya que es la mejor forma de preservar los nutrientes de los alimentos. «Ahora es cuando las lechugas saben mejor, se pueden encontrar las cebollas frescas que no pican, así como las cebolletas y los ajos tiernos».

Pero no sólo de frutas y verduras se vive estos meses. Es tiempo de cabracho, bacalao, boquerón, congrio, jurel, lenguado, lubina, gallo, merluza, mero, pez espada, palometa, rape, rodaballo, salmón, trucha… «La primavera es propicia para consumir pescado azul. Con el frío del invierno, esta variedad aumenta su contenido en omega 3 para no congelarse y ganar movilidad en bajas temperaturas. Es tiempo de atún, boquerón, caballa… y a partir de mayo, la sardina», recomienda López. ¿Es más de mariscos o moluscos? Hágase con camarones, gambas, cigalas, mejillones, ostras y sepia.

Si es un carnívoro consumado, recuerde que en esta época tiene a su disposición el mejor conejo, cochinillo, cordero, criadillas, gallina, mollejas, pollo, ternera, vaca y venado. Tenga en cuenta que más allá de abril no hay meses hábiles para la caza hasta otoño por lo que todas las piezas que encuentre disponibles son aquellas que han sido congeladas previamente.

Fuente: http://elpais.com/elpais/2017/04/24/icon/1493047606_803045.html

En primavera tome fresa, atún, tomate, espárrago, cordero, aguacate y melón

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies