El ramén, cocido japonés muy ligero y con un sabor delicioso, está arrasando en España. Por eso, en Consabormediterraneo.com, marca de La Jamonería de La Quinta, que cuenta con tienda online en ibericodirecto.com, te contamos acerca de este cocido que se está poniendo de moda entre todos, amantes o no del cocido.

Unos dicen que el ‘boom’ llegó con la Segunda Guerra Mundial. Otros, que después de la década de los 90. Fechas a un lado, lo cierto es que, desde hace ya varias décadas, el ramen arrasa en Japón. La sopa de fideos chinos -según su etimología- está ya a la altura del sushi, del sashimi y del mismísimo té. «Aquí, se conoce poco de la gastronomía nipona. Apenas cuatro cosas»; explica Paloma Fang, responsable de Ninja Ramen, uno de los restaurantes japoneses más populares de Madrid, refiriéndose a España. «Lo cierto es que hay otro tipo de comida igual de popular», añade.

Y tanto que la hay. Los japones comen ramen al menos una vez a la semana. Da igual la hora o la estación de año. En cualquier calle de cualquier ciudad nipona hay un bar que sirve este «cocido oriental» -por su forma de preparse y su carácter cultural, muchos denominan así esta cocina-. Algunas franquicias incluso se elevan a la categoría del McDonalds: locales selfservice en los que el cliente selecciona en una máquina expendedora el tipo de pasta, el sabor del caldo, la cantidad de sal y picante o los ingredientes. «Es muy barato. Además, se sirve y se come muy rápido. Algunos locales están diseñados a modo de locutorios [mesas largas separadas por paneles] «, ilustra Fang: «El comensal se sienta a la mesa solo y en unos minutos ha acabado».

Ahora, décadas más tarde, esta sopa emblemática empieza a sonar -y triunfar- en España. Prueba de ello son las I Jornadas ramen que se está celebrando en Madrid -concretamente en los restaurantes Oribu Gastrobar y Ninja Ramen- desde el 20 de enero y hasta el día 29.

Paloma Fang abre su izakaya -bar típico nipón- a las ocho de la mañana. A esa hora, empieza a preparar el caldo del ramen. Sin embargo, hasta las 12 de la mañana no ofrece los primeros cuencos. «Aunque podríamos referirnos al ramen como comida rápida, tarda en prepararse de ocho a 12 horas«, espeta la experta. «Todo se cocinan a fuego lento».

Así, el caldo hecho a base de hueso de cerdo o de pollo se guarda en grandes ollas grises de metal que se calientan una vez van a servirse. Lo mismo ocurre con otros ingredientes que necesitan de técnicas slow food -el huevo, cocido durante 15 minutos a fuego muy lento, es uno de ellos-. «En el momento en el que el cliente lo pide para tomar, casi todo está listo. Falta pasar la carne por la brasa y añadir las algas, la salsa, los brotes de soja y la pasta [noodles que se cuecen con el calor de la sopa en unos tres minutos]», asegura Fang.

Tres tipos fundamentales

A diferencia del chino, el ramen nipón utiliza pasta de trigo -más blanda y fina- y añade menos picante. Existen tres tipos fundamentales según el caldo. La sopa shöyu, considerado el más japonés, se cocina con hueso de pollo, salsa de soja y rayu-extracto de pimiento rojo con óleo de sésamo-; la de miso, que se cocina a partir de hueso de pollo más alguna variedad de sésamo y, por último, el caldo de shio, el más simple de mayor influencia china. «Nosotros apostamos por la tradición, por eso defendemos que un ramen sin noodles ni caldo no es ramen», aseguran desde Ninja Ramen.

Fang señala que sirve en su restaurante sabores autóctonos de Japón y que la única diferencia con su país natal es la variedad de ramen. Ellos disponen de siete platos distintos porque «en España gusta la variedad».

El ramen -435 calorías por cuenco- se come con cuchara y palillos. «La forma más típica de tomar el ramen es sorbiendo los tallarines empapados en caldo», indica Fang: «No importa hacer ruido al sorber. Esto es de buena educación en Japón. A los cocineros les gusta escuchar el sonido porque significa que ha gustado la receta», reitera: «Cuánto más fuerte mejor». Una vez se han comido los noodles, carne, algas y demás componentes, los nipones se beben la sopa directamente del plato, sin cuchara.

Receta: cómo hacerlo en casa

«El caldo y la masa de los fideos o tallarines es lo más importante para hacer un buen ramen. Es la base y lo más complicado de preparar. Además, cada ingrediente necesita una preparación previa para que el ramen quede lo más sabroso posible», explica el chef de Lamian by Soy Kitchen.

Dónde comerlo en Madrid

Lamian by Soy Kitchen, Plaza Mostenses, 4. La auténtica taberna de ramen. Un espectacular viaje gastronómico por el contienente asiático.

Ninja Ramen, Calle Barceló, 1. Sushi, gyozas, ramen y Asahi de barril en una taberna japonesa con decoración tradicional con farolillos.

Oribu Gastrobar, Calle Barquillo, 10. Recetas mediterráneas fusionadas con sabores orientales.

Oishii Sushi & Ramen, Calle Miguel Moya, 5. Espacio moderno y desenfadado con barra para degustar ramen y otras recetas tradicionales japonesas.

Ramen Kagura, Calle de Las Fuentes, 1. Bar con cerveza y platos típicos japoneses especializado en ramen.

Chuka Ramen Bar, Calle Echegaray, 9. El primer ramen Bar de Madrid ofrece una gran variedad de platos fusión entre la cocina china y la japonesa en un espacio único.

Fuente: http://www.elmundo.es/vida-sana/estilo-y-gastro/2017/01/24/5881f231ca4741fb0a8b45df.html

Ramen, el cocido japonés que arrasa en España

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies